¿Qué dice el CT sobre los descuentos en las remuneraciones?

El código de trabajo establece unos descuentos en las remuneraciones por ley. Aquí te contamos cuáles son y en qué casos no te pueden descontar de tu remuneración.

Las remuneraciones son el pago de una determinada suma de dinero por los servicios prestados por un trabajador hacia un empleador, acordados a través de un contrato de trabajo que establece un vínculo de subordinación y dependencia. El pago de la remuneración es la principal obligación que asume el empleador.

¿Cuáles son los descuentos legales en las remuneraciones?

El artículo 58 del Código del Trabajo regula todos los descuentos que pueden afectar las remuneraciones de los trabajadores. El inciso 1 establece que los descuentos que está obligado a efectuar el empleador de las remuneraciones son los siguientes:

  • Los impuestos que las graven.
  • Las cotizaciones de la seguridad social.
  • Las cuotas sindicales.
  • Las obligaciones con instituciones de previsión o con organismos públicos.
  • Las cuotas de dividendos hipotecarios por compra de vivienda.
  • Las cantidades indicadas por el trabajador para ser depositadas en cuenta de ahorro para la vivienda, en una institución financiera o en una cooperativa de vivienda, que no pueden exceder del 30% de su remuneración total.

Otros descuentos acordados y permitidos

También se podrá descontar sumas destinadas a la educación del trabajador, su cónyuge, conviviente civil o alguno de sus hijos. Para estos efectos, se permite al empleador a otorgar mutuos o créditos sin interés, respecto de los cuales el empleador podrá hacerse pago deduciendo hasta el 30% del total de la remuneración mensual del trabajador. Únicamente se podrá realizar tal deducción si paga directamente la cuota del mutuo o crédito a la institución financiera o servicio educacional respectivo.

Descuentos por pérdida de caja

La asignación por pérdida de caja es aquella suma de dinero que se paga a los trabajadores que cumplen funciones de cajeros o que, con motivo de sus cargos, custodian dineros o valores, a fin de cubrirlos de las pérdidas eventuales a que pueden verse expuestos.

El empleador solo podrá realizar estos descuentos hasta la concurrencia del monto de la asignación por pérdida de caja que ambas partes acordaron en el contrato, sin que pueda descontar de las remuneraciones sumas adicionales en compensación de tales pérdidas, a menos que el trabajador, en cada caso, autorice por escrito el descuento y siempre sujeto al límite establecido a un máximo del 15% de la remuneración mensual.

¿Cuáles son los descuentos que no podrá hacer el empleador?

El empleador no podrá descontar de la remuneración del o de los trabajadores el monto de un bien robado, hurtado, perdido o dañado, en cualquiera de estos casos o por destrucción de terceros de bienes de la empresa sin que haya mediado responsabilidad del trabajador.

La infracción a esta prohibición será sancionada con la restitución obligatoria, por parte del empleador, de la cifra descontada, debidamente reajustada, sin perjuicio de las multas que procedan por esta falta.

También están prohibidos los descuentos o compensaciones por:

  • Uso o arrendamiento de locales, herramientas o útiles de trabajo.
  • Deudas del trabajador para con el empleador, sus socios, sus parientes o sus representantes.
  • Indemnización por daños ocasionados a las locales, máquinas o materias.

Tampoco se podrá deducir, retener o compensar suma alguna que rebaje el monto de las remuneraciones por:

  • Arriendo de habitación, luz, entrega de agua.
  • Uso de herramientas.
  • Entrega de medicinas, atención médica u otras prestaciones en especie.
  • Concepto de multas que no estén autorizadas en el reglamento interno de la empresa.

En cuanto al orden en que se deben realizar los descuentos por pensiones alimenticias decretadas judicialmente, esto es, si deben primar o no sobre los descuentos obligatorios.

La Dirección del Trabajo carece de competencia para emitir un pronunciamiento, porque se trata de una materia de carácter judicial, correspondiendo al juez que conoce de la causa establecer la base de cálculo de la respectiva pensión alimenticia, y la forma o lugar que ocuparía su retención en la remuneración del trabajador

Prueba gratis durante 14 días